El blog de Ciril Rozman

Salud y enfermedad

Posted by blogderozman en marzo 24, 2009

De forma simplista se podría afirmar que para un clínico, lo normal es la salud, y lo patológico la enfermedad. Pero esta aproximación tan sencilla topa de inmediato con numerosas dificultades, pues en Medicina aún carecemos de una definición aceptada de modo general de los que es salud y de lo que es enfermedad. El concepto de enfermar ha ido evolucionando a lo largo de la historia de acuerdo con las corrientes filosóficas del momento. Durante muchos años, se ha considerado que estar enfermo es lo contrario de estar sano. Pero inmediatamente veremos que este procedimiento de definición no es plenamente satisfactorio. Hace unos cuanto años, la Organización Mundial de la Salud al lanzar el slogan: “Salud  para todos en el año 2000″ definía la salud como el estado de bienestar físico, mental y social, y no exclusivamente la ausencia de la enfermedad”. Dicho de otro modo, para estar sano no es suficiente con no estar enfermo, sino que se exigiría la presencia de un cierto componente de felicidad en forma de bienestar físico, mental y social. Este aspecto, subrayado en la definición de la OMS tiene el mérito de haber promovido una orientación social y preventiva de la salud, pero es obviamente una utopía, además de una falsedad. Todos conocemos que es consustancial con la naturaleza humana un componente de infelicidad que topa con la pretensión del bienestar físico, mental y social. Por otro lado, cuando analizamos sucintamente la realidad social del orbe actual, con el divorcio progresivamente creciente entre las potencias occidentales que acaparan la gran mayoría de recursos económicos y el resto del mundo, cuya realidad es cada vez más trágica, percibimos hasta que punto el slogan y la definición de la OMS son poco realistas. Pero aparte de ser utópica, dicha definición es en sí misma una falsedad. Efectivamente, cualquiera  puede percibir un malestar físico en numerosas circunstancias, por ejemplo, en un ambiente extremadamente húmedo o cálido, sin que ello quiera decir que se está enfermo. Respecto al malestar psíquico o social caben ejemplos parecidos. Afirmar, por tanto, que un hombre está sano es bastante complejo y, según Laín Entralgo,  en su análisis se debe atender a criterios objetivos, subjetivos y socioculturales. Su estudio detallado merecería otro artículo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: