El blog de Ciril Rozman

“El saber ocupa lugar”

Posted by blogderozman en marzo 16, 2010

Es bien conocida la frase popular “El saber no ocupa lugar”. Por lo que entiendo no se refiere a si los libros u otros medios de soporte dedicados a conservar los conocimientos que la humanidad ha conseguido obtener a lo largo de los siglos necesitan para su depósito un espacio físico (estanterías, bibliotecas, almacenes digitales, etc.). Pienso que con este dicho se quiere ponderar la importancia que tiene el estudio para la adquisición de conocimientos y de la formación cultural en su amplio sentido. Y se subraya al respecto, cuanto más mejor, puesto que el saber no ocupa lugar.

Es habitual elogiar a las personas que conocen varios idiomas, pues ello les permite no tan sólo comunicarse fácilmente con representantes de diversos países y culturas, sino que pueden disfrutar, además, leyendo obras literarias en versión original. Debido a mi trayectoria biográfica nada común me he visto obligado a estudiar a lo largo de mi vida de un modo más o menos formal 11 lenguas (sumando las muertas y las vivas).  Y me he preguntado en alguna ocasión si ello ha sido beneficioso o no.

Y me he parado a pensar en las analogías entre el cerebro humano y los medios de soporte digital. No hay duda de que en estos últimos, el saber ocupa lugar, pues cuando un CD o un DVD está lleno, ya no admite más grabación. Es obvio que la memoria humana es algo diferente, aunque en cierto sentido parecida, puesto que su  capacidad de almacenamiento tampoco es ilimitada. Cuando se han estudiado muchos idiomas, parece que llega un momento en que ya no caben más. Para que uno los conserve, debe practicarlos. Si una lengua no se utiliza, pasa al olvido. Pero esta aseveración no es cierta únicamente para los idiomas, sino que vale también para otros conocimientos. Quien no ha tenido la experiencia de revisar alguno libro que  haya estudiado en profundidad muchos años antes. Se suele tener la sorpresa de encontrar numerosos conceptos subrayados y acotados, y por tanto sabidos en aquel momento, pero que ahora ya no se recuerdan. Con todo, este olvido no es absoluto. Volviendo a practicar una lengua que ya no es utiliza o rememorando conceptos aparentemente borrados de la memoria, estos conocimientos lingüísticos o de otra naturaleza, vuelven a aflorar  en nuestra mente.

Haber estudiado muchas lenguas me ha sido útil por muchas razones, entre ellas porque me ha facilitado el aprendizaje de otras nuevas, que he tenido la obligación de adquirir en algún momento de mi vida. Con todo, a veces me ha parecido que han sido demasiadas. Probablemente habría preferido un conocimiento más perfecto de un menor número de ellas. Al igual que todo el acervo científico y cultural, en cierto modo este saber ocupa lugar, aunque no en el sentido tan estricto como en el caso de los medios de soporte digital. Estas reflexiones me moverán en algún artículo futuro a analizar las similitudes y diferencias entre el cerebro humano y el ordenador.

Una respuesta to ““El saber ocupa lugar””

  1. Óscar said

    Prof. Rozman si le soy sincero me parece una barbaridad (por lo menos para mi capacidad jeje)poder conocer once idiomas, y más aún dominarlos como para poder expresarse abiertamente, tanto de forma oral como escrita.
    Por una parte creo que el hecho de conocer varios idiomas ayuda o facilita a conocer y aprender otras lenguas, y por otra quizás pueda crear cierta dificultad (paradójica)para domimarlos todos, debido a la cantidad de reglas ortográficas, gramaticales, vocabulario etc. tan variado y diferente.

    No obstante, generalizando y teniendo en cuenta la plasticidad del cerebro, quizás podamos acumular más información de la que creemos en principio, es más, el hecho de utilizar y ejercitar nuestra mente siempre nos ayudará a estar en mejor “forma mental”.
    Dicho lo cual, también comparto con usted lo que dice, es decir, se puede llegar a estar saturado de información e incluso no dar más de si, pero quizás sea en un momento y unas circunstancias determinadas, lo que varía mucho de los dispositivos digitales, que una vez alcanzada la capacidad de almacenamiento se llega al tope máximo, esta diferencia se lleva a cabo por la plasticidad cerebral.

    Tras esta pequeña pincelada al tema, le animo a que toque en profundidad este tema tan interesante.

    Prof. Rozman, reciba un cordial saludo.

    Óscar P. Fisioterapeuta, Elx.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: