El blog de Ciril Rozman

Llenar un vaso o encender un fuego

Posted by blogderozman en abril 13, 2010

En los procesos de educación, en general, y de la médica en particular, se plantea no rara vez el dilema expresado en el título. Aunque la idea aparece referida históricamente por numerosos autores, fue probable el famoso dramaturgo ateniense Aristófanes (444 a.C. – 385 a.C) quien la expresara por primera vez con la frase: “Educar a los hombres no es como llenar un vaso, es como encender un fuego”. El historiador Plutarco (46 o 50 d.C. – 120 d.C) reincide diciendo:”El cerebro no es un vaso por llenar, sino un fuego por encender”.

Con anterioridad me he referido a la conveniencia de modificar nuestros planes de estudio de medicina en profundidad. Es obvio que los clásicos métodos basados en impartir la docencia por asignaturas, no son idóneos. En ellos, el cerebro del alumno es un vaso por llenar, pues va recibiendo una gran dosis de información teórica, con un importante reto memorístico, pero poca oportunidad de digerir las materias escasamente conectadas entre sí. El centro de este modelo es el profesor que, a medida que se produce el crecimiento de los conocimientos, habitualmente intenta aumentar el tiempo dedicado a su materia. El alumno es un sujeto pasivo que acumula unas grandes dosis de hechos teóricos al objeto de pasar los exámenes y, sobre todo, con la mirada puesta en la prueba MIR. Las explicaciones del profesor tienen escasa conexión con los problemas de la práctica médica, lo cual hace que este modelo, aparte de poco útil, resulte aburrido. Si a todas estas consideraciones se les añade la falta de práctica, resulta obvio que el licenciado recibe una formación deficiente.

¿Y cómo encender el fuego en el cerebro del alumno? La base del proceso consiste en fomentar el autoaprendizaje. Ello convierte al discente de un sujeto pasivo a un individuo activo quien va acumulando conocimientos gracias a su propia iniciativa. Aprender por sí mismo le va a servir no tan sólo durante los estudios de grado, sino que le será de enorme utilidad durante la formación profesional especializada y, sobre todo, para la educación médica continuada necesaria durante el resto de la vida. Nuestro sistema de residencia, durante el cual el MIR va adquiriendo una responsabilidad práctica creciente bajo una idónea supervisión, es en realidad un método de autoaprendizaje. Un método parecido debería implantarse para los estudios de grado. A mi juicio, el único modelo válido en tal sentido es el llamado plan de estudios orientado a la solución de problemas (véase mi artículo del 10-08-2009). Lamentablemente, a pesar de la llamada inmersión en el Espacio Europeo de Educación Superior, ninguna Facultad de Medicina de España ha apostado por una auténtica modernización de su enseñanza. Seguimos llenados los vasos  sin encender los fuegos.

4 comentarios to “Llenar un vaso o encender un fuego”

  1. Alicia said

    Profesor Rozman, sólo quería decirle que, a pesar de las carencias en la educación médica que bien menciona usted, me siento afortunada de poder decir que he tenido y tengo Profesores que son capaces de encender el fuego en sus alumnos. Aunque según el sistema de enseñanza ellos tengan sólo el “deber” de llenar vasos, de alguna forma consiguen ir más allá y motivar a sus alumnos, haciéndonos ver que la Medicina es mucho más que la teoría que damos en clase, mucho más que todo lo que vemos durante la carrera. Profesores que consiguen despertar curiosidad, que hacen que queramos saber más y más, que vayamos a sus clases con ganas de aprender, porque sabemos que nos transmitirán algo más que simples (aunque imprescindibles) conceptos.
    Estoy, además, contenta de saber que la mayoría de esos Profesores han pasado por sus aulas y le han tenido como maestro. Yo llegué al Hospital Clínic hace pocos años, y no he tenido la suerte de tenerle como Profesor, pero siento una gran admiración por usted, y ahora veo a diario su legado en las aulas de la Facultad. Sospecho que fue usted capaz de encender fuegos por doquier en sus alumnos, y ahora ellos nos los están pasando a nosotros.
    Espero que de mi promoción salgan también Maestros que puedan encender fuegos, que la cadena nunca se rompa.
    Gracias por dedicarse a los demás. Ha cambiado usted la vida de muchas personas.

  2. Mario Carpinetti said

    Prof Rozman
    Sabe Ud. de donde procede la atribución de esa frase a Aristófanes? Le agradecería si puede informarme algo al respecto.
    Mario Carpinetti, Argentina..

    • 3321crb said

      Hace tiempo que escribí este artículo y no recuerdo quien atribuye esta frase a Aristófanes. Lo que sí recuerdo que en formas más o menos parecidas este importante concepto educativo se ha citado con frecuencia a lo largo de la historia.
      Un cordial saludo
      Rozman

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: