El blog de Ciril Rozman

Archive for 23 junio 2009

Consorcio Internacional del Genoma del Cáncer

Posted by blogderozman en junio 23, 2009

Este año se ha puesto en marcha un ambicioso y loable proyecto que tiene como objetivo conseguir  un gran progreso en el conocimiento de las neoplasias malignas, y a partir de ello desarrollar nuevos métodos terapéuticos. El llamado Consorcio Internacional del Genoma del Cáncer está dirigido por Tom Hudson, desde el Instituto de Investigación Oncológica de Ontario, Canadá. Según este autor, se trata de un proyecto 25 veces más grande y complejo que el del genoma humano. Cada uno de los distintos países implicados en la iniciativa se centrará preferentemente en una enfermedad neoplásica intentando secuenciar el DNA tanto del tejido canceroso como de las células normales en 500 enfermos. Hay diez grupos ya comprometidos. Así, por ejemplo, el Reino Unido se dedicará al cáncer de mama, Australia y Canadá al cáncer de páncreas, China al adenocarcinoma gástrico, Japón al hepatocarcinoma de etiología vírica, India al cáncer oral, Francia al hepatocarcinoma ligado al alcohol y España a la leucemia linfática crónica. A medida que se vayan conociendo los resultados, los países participantes dispondrán de esa información relativa no tan sólo al proceso neoplásico en cuyo estudio están directamente implicados, sino de todos los demás.

La puesta en marcha del Consorcio constituye para mí un motivo de particular satisfacción. En primer lugar, me alegra profundamente que España se haya vinculado al proyecto, en una decisiva apuesta por fomentar la investigación. El proyecto está financiado con 10 millones de euros por el Ministerio de Ciencia e Innovación, a través del Instituto de Salud Carlos III.  También me satisface el hecho de que la dirección la lleve el prof. Elías Campo desde nuestro  Hospital Clínico y que en el mismo estén vinculados investigadores de gran prestigio científico como son los profesores Carlos López-Otín de Oviedo y Eugenio Santos de Salamanca, entre otros. Por último, no es menor mi alegría por el hecho de que el proceso neoplásico adjudicado a España sea la leucemia linfática crónica, a la cual mi grupo ha dedicado muchos años de investigación.

El inicio de las actividades se consolidó el pasado día 13 de Mayo de este año en Barcelona, donde coincidieron por primera vez 35 representantes de las instituciones implicadas: la Universidad de Oviedo, el Centro de Regulación Genómica de Barcelona, el Instituto Catalán de Oncología,  el Centro de Investigación del Cáncer de Salamanca, la Universidad de Deusto, el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, el Banco Nacional de ADN con su sede en Salamanca, la Universidad de Barcelona y el Hospital Clínic de Barcelona.

Al cabo de 10 días, el profesor Elías Campo realizó una presentación pública del proyecto, así como las primeras líneas del trabajo. Efectivamente, ya se han seleccionado dos pacientes para su estudio genómico. En último término, el objetivo estriba no tan sólo adquirir un mejor conocimiento sobre la esencia de la enfermedad, sino a partir de ello desarrollar nuevos y mejores tratamientos. Este es en definitiva la esencia de toda tarea investigadora: conseguir resultados en beneficio de nuestro pacientes.

Posted in Asistencia Médica, Investigación, Leucemia | Leave a Comment »

Importancia de la troncalidad en la educación médica especializada

Posted by blogderozman en junio 9, 2009

La formación del médico discurre a lo largo de un complejo proceso que suele subdividirse en tres fases o etapas: a) licenciatura, que tras la construcción del Espacio Europeo de Educación Superior recibe el nombre de grado; b) formación postgraduada que convierte al graduado en especialista; y c) formación continuada que asegura el mantenimiento de las competencias a lo largo de toda la vida profesional. La implantación del sistema MIR ha sido el avance más importante en la educación médica española si prescindimos de los defectos del examen de acceso, a los que me he referido repetidamente. El sistema de formación de especialistas a través de la residencia es en general excelente y envidia de muchos países europeos. Con todo, cabe perfeccionarlo. A mi juicio,  los tres aspectos a los que habría prestar una especial atención en estos momentos son: a) la troncalidad, b) la tutoría y c) la evaluación.

            Hoy me voy a ocupar del primero de estos aspectos: la troncalidad. Para centrar el tema, es preciso que nos remontemos al año 1978, cuando se introdujo en España el sistema MIR. El proceso fue liderado por el prof. José Mª Segovia de Arana desde el Ministerio de Sanidad, y personalmente tuve la oportunidad de participar en el mismo formando parte de las Comisiones de Medicina Interna  y de Medicina de Familia. Como he recordado en alguna otra ocasión, intentamos emular el sistema de residencia vigente en los EEUU de Norteamérica, si bien con algunas diferencias. Como es bien sabido, en el desarrollo del proceso fue esencial la creación del Consejo Nacional de Especialidades, como órgano rector encargado de coordinar las distintas Comisiones Nacionales de Especialidad. Estas estructuras son en teoría equivalentes a los llamados Boards norteamericanos que suelen agrupar las especialidades según el criterio de troncalidad. Así, por ejemplo, el Board of Internal Medicine incluye junto a la Medicina Interna General, la gran mayoría de las llamadas Especialidades Médicas, tales como la Cardiología, Gastroenterología, Neumología y otras. En cambio, entre nosotros, las 53 Comisiones Nacionales de Especialidad está ordenadas alfabéticamente y en teoría existe el mismo nivel de relación entre la Medicina Interna y el Aparato Digestivo como entre la Medicina Interna y la Medicina Legal, por poner un ejemplo.

            En Noviembre de 2003 se promulgó la Ley de ordenación de las profesiones sanitarias (LOPS) con la que se intentan corregir numerosos aspectos del ejercicio profesional y de los aspectos educativos en el ámbito de la salud, aunque por desgracia bastantes de sus disposiciones siguen sin aplicarse. Su artículo 19.2 reza textualmente: “Las especialidades en Ciencias de la Salud se agruparán, cuando ello proceda, atendiendo a criterios de troncalidad. Las especialidades del mismo tronco tendrán un período de formación común de una duración mínima de dos años.”           

            En la revista electrónica Redacción Médica de hace pocas semanas (11-5-2009) podemos leer los siguientes titulares: “Los profesionales  insisten en la necesidad de desarrollar una ley que se aprobó en 2003”. “Su impulsora, Ana Pastor, lamenta que se hayan malgastado cinco años”. “Salgado y Soria dejan a Jiménez la asignatura pendiente de la LOPS”. Y en el interior del artículo se señala: “En marzo  de 2007, Alfonso Moreno revalidaba su presidencia al frente de la Comisión Nacional de Especialidades con el encargo recogido en la LOPS de desarrollar la troncalidad. Entonces, Elena Salgado le encomendaba la integración de las especialidades médicas en el marco de la troncalidad, dando un plazo de seis meses para ello. El propio Moreno dijo entonces que este plazo se quedaría corto, tanto que casi dos años después de expirar este período aún no están las conclusiones definitivas”.

            Además de los aspectos formativos, el desarrollo de la troncalidad tendría un efecto beneficioso sobre la cohesión de los profesionales pertenecientes a la gran área de la Medicina Interna la cual experimentó a lo largo del siglo pasado unas profundas modificaciones. Desde un enorme prestigio universitario y social del que gozaban los internistas, se pasó al extremo opuesto, representado por los que cuestionan su vigencia. Esta gran crisis se gestó en la década de los sesenta, al iniciarse el proceso de disgregación de la Medicina Interna de cuyo tronco común surgieron con fuerza diversas subespecialidades médicas. El público se olvidó progresivamente del internista general, para encumbrar en su lugar a los correspondientes cardiólogos, oncólogos, neumólogos, etc. Sostengo que una estrecha colaboración entre todos los profesionales de este amplio colectivo es esencial para el desarrollo idóneo de las tareas asistenciales, docentes e investigadoras en cualquier ámbito sanitario.

 

Posted in Educación Médica, MIR | 1 Comment »